La economía colaborativa es un tema recurrente de debate en muchos círculos de viaje, en particular a medida que el intercambio de casas, coches y comidas mediante empresas como HomeExchange, Uber, e EatWith crece en popularidad y alcance. La Cumbre de París sobre el Cambio Climático es otra forma eficiente de recordar que el movimiento del “consumo colaborativo”, que ayuda a darle usos más productivos a bienes y servicios infrautilizados, está teniendo un efecto transformador en la economía y la mente de los viajeros, así como en el medio ambiente.

¡Únete a la comunidad HomeExchange!

Este movimiento es esencial y constituye un factor creciente de turismo sostenible. La economía colaborativa o compartida…

1. Reduce la producción de carbono

Según un estudio realizado por el Grupo Cleantech, los viajes que se organizan mediante portales de intercambio de casas, como HomeExchange o incluso casas rurales y Bed&Breakfast, producen un 66% menos emisiones de CO2 que los viajes con reserva de hotel, incluyendo aquellos hoteles cuya puntuación en materia de eficiencia energética es de 5 estrellas.

2. Frena el desarrollo y la nueva construcción de hoteles y complejos turísticos

Si hay un número mayor de viajeros que se alojan en casas ya existentes durante sus vacaciones y desplazamientos, las empresas hoteleras no necesitarán construir tantos altos edificios nuevos ni realizar ampliaciones, dejando los centros históricos intactos, sin necesidad de modificar los recursos naturales. Por tanto la economía colaborativa potencia el uso de los recursos ya existentes.

Alt economia-colaborativa_Intercambio-de-casas, title economia-colaborativa_Intercambio-de-casas

3. Apoya a los negocios locales

Los viajeros que eligen los intercambios de casas o los pequeños establecimientos de tipo casa rural o Bed&Breakfast dispondrán de más presupuesto al no gastarse de 100 a 300 € por cada noche pasada en un hotel. Podrán utilizar estos ahorros en los comercios locales, como restaurantes, productos locales de alimentación, lugares de ocio, excursiones, parques y mucho más. La economía colaborativa apoya a la economía local.

4. Distribuye y reparte la riqueza

Este ahorro también le permite al viajero gastar más dinero en un amplio abanico de tiendas y pequeños comercios, así como en los lugares de interés local. Toda la comunidad de la zona visitada se beneficia de unas vacaciones individuales, no sólo el hotel y unos pocos negocios. Al ahorrar en alojamiento con un intercambio de casas, puedes emplear tu dinero en aquellas actividades que más te gusten durante tus vacaciones.

5. Promueve el transporte alternativo

Los viajeros europeos y americanos que comparten sus casas incrementan en un 10 a 15% sus posibilidades de caminar, montar en bicicleta o utilizar los transportes públicos, en lugar de conducir sus propios vehículos. El uso compartido de vehículos también es una opción proporcionada por la economía colaborativa.

Alt bicicleta_transporte-alternativo_HomeExchange, title bicicleta_transporte-alternativo_HomeExchange

6. Inspira el deseo de compartir vehículo

El coche compartido suele formar parte del intercambio de casas. Para los viajeros, es un ahorro muy importante. Si uno de los socios no tiene coche disponible junto con el intercambio de casas, existen otras opciones como Uber, Lyft, Sidecar, y Rideshare, para que salir de excursión sea más fácil, barato y ecológico que alquilar un coche. Una encuesta sobre el vehículo de uso compartido, llevada a cabo por investigadores de la Universidad de Berkeley, revela que por cada coche disponible para el intercambio, se reduce en más de 10 el número de vehículos que congestionan las autovías de las ciudades.

7. Promueve pasar más tiempo en la cocina y compartir comida con locales

Con una cocina totalmente equipada a su disposición, las parejas y familias se sienten más motivadas para comprar productos locales frescos y preparar sus propias comidas. Comer en casa suele ser más eficiente del punto de vista energético que ir al restaurante o pedir un room service en un hotel. Y resulta tan divertido, sino más. Empresas como EatWith permiten organizar una cena, en casa, con Chefs locales para sacarle el mayor partido a la experiencia. No hay mejor manera de descubrir una región que comprando y comiendo como los propios habitantes, e incluso con ellos. También puedes explorar este tipo de empresas creadas en el seno de la economía colaborativa.

Alt cocinar_economia-colaborativa_intercambio-de-casas, title cocinar_economia-colaborativa_intercambio-de-casas

8. Ayuda al reciclaje

A la vez que la economía compartida ayuda a los viajeros a utilizar recursos existentes, también les inspira para que sigan reciclando cuándo están de vacaciones. El 89% de los europeos y el 95% de los americanos han reciclado uno o varios productos durante sus viajes en el último año.

9. Permite ahorrar agua

En un año nada más, los americanos que se han alojado en casas compartidas han ahorrado un volumen de agua equivalente a 270 piscinas olímpicas. Si lo aplicamos a los europeos, el ahorro representa 1.100 piscinas de agua. La mayor parte del agua consumida por los hoteles se dedica a la limpieza, la lavandería, la cocina y otras actividades afines.

10. Favorece el ahorro de energía

Hay cada día más casas compartidas que disponen de aparatos y electrodomésticos energéticamente eficientes. El 83% de los anfitriones americanos y el 79% de los europeos indican haber instalado al menos uno de ellos.

Muchas de las estadísticas mencionadas en este artículo proceden del reciente estudio realizado por el Grupo Cleantech sobre el impacto de la economía colaborativa en el medio ambiente.

¡Descubre HomeExchange!