El año pasado, Nuria hizo realidad su sueño: se fue de intercambio a Nueva York. Un viaje que pudo realizar cómodamente gracias al ahorro que supuso intercambiar su piso en Madrid.

El año pasado, Nuria hizo realidad su sueño de realizar un intercambio de casa a Nueva York. Se apuntó a IntercambioCasas por el ahorro que representa no pagar alojamiento durante las vacaciones. “Esta ventaja es obvia y es lo que en principio nos hizo dar el paso, pero luego te das cuenta de que tiene muchas más; poder cocinar en casa te permite ahorrar un dineral en comidas y, si viajas con niños, puedes elegir una casa que disponga de tronas, cunas, juguetes y ahorrarte todo eso. Viajas más ligero”.

Como Nueva York es uno de los destinos más deseados por los viajeros de HomeExchange, los miembros de Nueva York reciben tantas propuestas de todo el mundo que no pueden aceptarlas todas. Pero Nuria se había propuesto conseguirlo y** finalmente tuvo su recompensa enviando** propuestas a los barrios de los suburbios.

Decidí buscar en un barrio en el que nos habíamos alojado unos años atrás y del que guardamos buen recuerdo. Se trata de la zona de New Jersey New Jersey que va paralela al río Hudson, justo enfrente de Manhattan, otro lado del río”.

¡Bingo! Un partner de intercambio llamado Charlie (y además actor – ¡qué glamour!) aceptó la propuesta de intercambiar casa con el piso de Nuria en Madrid.

save-nuria-Vistas-desde-el-salón

save-nuria-casa-2

Nuria y su familia pasaron 12 días estupendos días en Nueva York, viviendo en un barrio local y visitando la ciudad de una forma cómoda. “La mayoría de los desayunos y cenas las hicimos en nuestra casa de intercambio. Así pudimos ahorrar algo de dinerito para gastar en la ciudad. Esto es un ahorro cualitativo (y también económico) que Nuria considera muy importante para poder seguir la dieta mediterránea y cocinar a su aire. También tuvieron tiempo de darse algunos chapuzones con vistas a Manhattan desde la piscina de su apartamento.

save-nuria-piscina

Nuria y su familia se desplazaron por Nueva York en transporte público. También alquilaron un coche unos días para visitar las afueras: el outlet Woodbury Common, Philadelphia y Lancaster.

Alquilamos el coche en el propio barrio donde nos alojábamos y nos salió más barato que en Manhattan. El día de la reserva les llamas media hora antes y pasan a buscarte a tu casa para llevarte a la oficina de alquiler de coches. Y el día que lo devuelves también te llevan a tu casa desde allí. ¡Comodísimo!”. Incluso se ahorraron el taxi de llegada del aeropuerto a casa, ya que Charlie, su partner de intercambio les fue a recoger al aeropuerto. Un buen ejemplo de la hospitalidad de los socios de IntercambioCasas.

Nuria estimó que, además de las experiencias vividas y de las ventajas más experimentales del intercambio de casas, se había ahorrado 3.000 € (euros) con este intercambio a Nueva York. Aquí están sus cálculos:

  • Alojamiento: 2.027€ por 12 noches en una habitación doble con cama supletoria, en un hotel medio de Manhattan en el mes de agosto. Y por supuesto, sin piscina, ni salón, ni DVDs, ni juegos de mesa, ni cocina…
  • Cenas fuera: 780€ (cenaron en casa).
    Taxi del aeropuerto a casa: 50€ (su partner de intercambio les fue a buscar al aeropuerto).
  • Alquiler de coche: 20% más barato en el barrio donde residían que en Manhattan.
  • Recomendaciones locales de su partner de intercambio: ¡nada que el dinero puedo pagar!

Al principio, cuando pensó en la idea de apuntarse a IntercambioCasas, Nuria se enfrentó a un poco de escepticismo. “Mucha gente me decía: ¡Ni loca dejo yo mi casa a un desconocido! Pues eso es lo que dijo mi chico la primera vez que le hablé de ello y ya vamos por nuestro séptimo intercambio de casas”. Antes de Nueva York estuvieron en San Diego, Copenhagen, Navarra, Barcelona, París y San Sebastián.

nuria-nueva-york-intercambio-casa

Para Nuria, “una vez que ya tienes casa es importante que mantengas el contacto con tu socio de intercambio. Esto es algo que a mí me obsesiona bastante. Por mi tranquilidad, intento enviar un correo cada cierto tiempo para comprobar que está todo bien. En estos mensajes aprovecho para preguntar las dudas que me van surgiendo sobre el viaje o les envío información que les pueda venir bien a ellos; por ejemplo, recomendaciones de restaurantes y propuestas de excursiones de un día”.

Lee más sobre los intercambios de Nuria y sus recomendaciones de Nueva York en su **blog MyNewYorkBlog.com **