Si hemos hecho correctamente nuestro trabajo, o tú mismo has hecho tu propio análisis de nuestro portal, adhieres por completo al concepto del intercambio de casas. Sin embargo, falta un pequeño detalle antes de registrarte como miembro: tu pareja no está nada convencida.

Y eso que has probado la persuasión: diciéndole “Es una comunidad de gente maja como nosotros”; “Las casas son preciosas”; “Mira este increíble sitio al que podríamos ir gratuitamente”. También has probado el razonamiento: “¿Qué diferencia hay entre un intercambio y alquilar una casa, un apartamento o reservar en un hotel?”; “Hay gente que lo hace desde hace 25 años”; “Por el precio de una noche de hotel podemos disfrutar de unas vacaciones geniales de dos o tres semanas”, pero no hay nada que hacer y a pesar de tus esfuerzos, sigue diciendo: “No compares, no es igual”.

Este es el secreto para convencer a tu pareja… ¡es imposible! Por lo tanto, deja de intentar convencerla y empieza a “negociar”.

La negociación es un arte. Requiere práctica, pero se aprende. Para facilitar tu tarea, hemos recopilado 10 estrategias que emplean los profesores de psicología, los negociadores del FBI (¡pues sí, nada menos!) y los grandes empresarios para conseguir lo que quieren.*

*Nota: si ninguna funciona y terminas durmiendo en el sofá, lo sentimos mucho… a no ser que no te disguste dormir en el sofá de vez en cuando.


1 – Planificación previa al milímetro

Si das la sensación de no estar bien preparado, vas al fracaso seguro. Piensa cómo quieres que tenga lugar la charla: dónde y cómo. Con los niños chillando y correteando entre vosotros, no es plan, o yendo de visita a casa de unos amigos, mejor no… excepto si vuestros amigos hacen intercambios de casas desde hace años, ¡y entonces pueden ser unos aliados perfectos!

Ve pensando en las posibles objeciones de tu pareja y prepárate para sacar el tema antes que ella. Empieza diciendo: “Parece que no te decides a registrarte en IntercambioCasas porque te sientes… y temes que…”. Será mucho más difícil que te ataque si tú lo has hecho antes y estarás demostrando que entiendes su punto de vista.

2 – Tén claro qué quieres y por qué

Te entendemos y también pensamos que IntercambioCasas es fantástico. A pesar de ello, ¿estás seguro de que es algo que quieres realmente? Después de todo, ¿por qué crear un conflicto de pareja tratándose de una “pequeña” comunidad internacional que te permite viajar gratuitamente en el mundo entero? ¿Pero qué dices? ¿De verdad quieres formar parte de ella? ¡Adelante entonces! Haz una búsqueda de casas en el portal, encuentra la casa y el lugar de intercambio que sabes que serían perfectos para los dos, porque lo habéis hablado tantas veces. Si no tienes inspiración, busca entre algunas de nuestras colecciones y, sobre todo, empieza ya a planificar tu viaje soñado. Es mucho más difícil decirle que no a alguien que tiene un sueño.

3 – Deja tu ego en la puerta

¡Esto no va contigo! Bueno, sí, tal vez un poco, pero no te dejes dominar por tu ego. Prepárate a que te llame de toda clase de nombres creativos, a pedir disculpas por algo que hiciste años atrás y de lo que ya ni te acuerdas. Prepárate a decir: “Lo siento, fui un/a idiota”, con una sonrisa de arrepentimiento y un tono apaciguador, y entonces vuelve al tema de la conversación.

4 – Empatía total

Ponte en sus zapatos. Deja tus propias necesidades de lado durante un rato e intenta profundizar. De esta forma tu pareja se sentirá más cómoda y relajada. Si entiendes no sólo lo que te está diciendo, sino también de dónde viene ese sentimiento, a menudo permitirá despejar la duda. Ofrécele soluciones que responden a esa emoción subyacente.

5 – Ahora… escucha, pero escucha de verdad

Utiliza la técnica del espejo, que consiste en repetir en forma de pregunta las palabras importantes que acaba de decir tu pareja. De esta forma sentirá que estás haciendo una escucha activa. Al principio puede parecer extraño, en plan loro, pero funciona. Por ejemplo, sería algo por el estilo:

Tu pareja: “¡No quiero que venga gente a mi casa!”
Tú: “¿A tu casa?”
Tu pareja: “Bueno, en realidad, a nuestro dormitorio”
Tú: “De acuerdo. ¿Qué pasa con nuestro dormitorio?”
Tu pareja: “Pues eso, es la idea de que haya gente durmiendo en nuestra cama?”
Tú: “Qué te molesta en el hecho de que haya alguien durmiendo en nuestra cama?”
Poco a poco, de las propias sugerencias de ambos surgirá una solución que permita responder a ese temor emocional.

[button color=”orange” size=”small” align=”center” link=”https://www.intercambiocasas.com/es/registration/” target=”blank”]¡Regístrate ya![/button]

6 – Ha llegado el momento de callarte

Has argumentado, escuchado y empatizado, y ahora te mueres de ganas de intervenir y hacer oír tu voz. No lo hagas y recurre al silencio como táctica. En general, el hecho de dejar pasar 4 o 5 segundos sin decir nada incitará a tu pareja a llenar el silencio. Le permite volver a pensar en lo que acaba de decir, en muchos casos contestar a sus propias objeciones y convencerse a sí misma.

7 – Atando cabos

Expresa claramente los puntos “no negociables” desde el principio. Es tan fácil como decir “Quiero hacer un intercambio de casas para nuestras próximas vacaciones de este verano y me gustaría saber si te parece una mala idea.” Elige bien tus palabras y tu tono, pero con mucha claridad en cuanto a lo que deseas.

8 – Espera cooperación por su parte

No renuncies a tu meta. Sigue creyendo que es la mejor solución para ambos. Sugiere que podéis empezar con un intercambio de casas no muy lejos, más corto o de fin de semana, de forma que podáis volver a casa si algo no sale según lo previsto. Lo importante es hacer ese intercambio. Después del primer intercambio, ya no imaginaréis las vacaciones de otra forma, ni tú ni tu pareja.

9 – Ve directo al “no”

A mucha gente le asusta el “no”, pero es un temor equivocado. Muchas veces, “no” significa otra cosa: “No estoy preparado/a del todo”, “No me siento cómodo/a con la idea de intercambiar mi casa”, “No entiendo bien cómo funciona”, etc. Como dicen los expertos: Decir “no” no es el final de la conversación, sino el principio.

10 – No lo demores y regístrate en cuanto tu pareja esté de acuerdo

Es el “Sí” que estabas esperando. Una vez que ambos estáis de acuerdo en que IntercambioCasas es para los dos, no tardes en actuar. Regístrate en el portal, completad el perfil juntos y empezad a organizar vuestro primer intercambio. La acción es el mejor remedio contra la duda.
[button color=”orange” size=”small” align=”center” link=”https://www.intercambiocasas.com/es/registration/” target=”blank”]¡Regístrate ya![/button]